¿Cualquiera puede cantar en un coro vocacional?

Harry Belafonte 1954

En realidad cantar puede cualquiera, cantar afinado es otra cosa. Hablando más técnicamente, podríamos decir que “cantar afinado” es poder emitir el sonido a la misma altura de la que se escucha. Digamos, si en la partitura figura que tenemos que cantar un “do” sostenido, tenemos que cantar un “do” sostenido y no otra cosa. Ojo, en un coro vocacional no es imprescindible saber interpretar una partitura, porque el aprendizaje se hace mediante repetición y hay técnicas que ayudan a prescindir de esto. No es lo mismo en los coros más reconocidos a nivel internacional, que son coros profesionales, en los cuales es obligatorio tener conocimientos avanzados de música para integrarlo.

Existe una tendencia a que todo el mundo cante y esto se debe al poder psicológico curativo de la música. Ahora, para integrar un coro, el requisito sine qua non es la afinación. O sea, simplemente repetir el sonido que se escucha exactamente con las mismas notas.

Hay otras cosas que favorecen obviamente la performance en un coro, que son: la disciplina, la constancia, y poseer algo de lectura musical.

Con respecto a la disciplina, hay un refrán muy conocido que dice “Sine musica, nulla vita. Sine vita, nulla musica. Sine disciplina, nulla musica” (Sin música, no hay vida. Sin vida, no hay música. Sin disciplina, no hay música).

Hay que tener en cuenta que en los coros vocacionales, el coreuta se va formando en el coro, aprendiendo a cantar adecuadamente. Y frecuentemente los coros rentados se comienzan a integrar por cantantes solistas que no lograron desempeñarse como tales; esto en definitiva redunda en la performance del coro y en la disciplina. Otra cosa importante para entrar al coro es el respeto por la autoridad (en este caso, el director del coro), y para que el coro triunfe como tal: la idoneidad de la autoridad. Digamos, si no tenemos respeto por la autoridad, terminaríamos cuestionando conocimientos musicales, y si el director de música no es idóneo todo se transforma en un gran caos y todos los esfuerzos terminan en la nada.

Por lo tanto, si no son constantes, ni disciplinados, ni afinados, si fallan como personas, son competitivos y no son buenos en las relaciones interpersonales seguramente no van a pasar de las primeras clases. ¡CHAN! Así que si usted reúne estas características, por favor absténgase de integrar un coro y confórmese con cantar en la ducha. ¡Muchas gracias!

ENTRADA ORIGINAL: Ricardo H. Ortiz y Juan Carlos Sáenz

Enhanced by Zemanta

Acerca de richmza

Estudiante de ingeniería química. Químico analista, blogger, escritor y webmaster. Ver todas las entradas de richmza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: