Tune Yards – Bizness (análisis)

 

 

Un niño.

Todos tenemos un niño adentro. Un niño que sonríe, que tiene caprichos, que llora. A veces, por algún motivo, ese niño sólo se encierra en sí mismo a llorar y se olvida de las otras cosas.

 

Una niña —la niña de alguien— se atreve a gritar. Probablemente le han hecho algo.

Probablemente un señor malo la hizo llorar. Quizá un familiar o un vecino. Pero ella se sostiene, se revela, se pone a gritar. Tiene la fuerza de espíritu suficiente para volverse una líder. Lucha por una causa, se queja.

 

Miren el vídeo y saquen sus propias conclusiones, mi análisis está luego del clip musical:

 

 

 

Interpretación personal.

Esa niña que tiene el coraje y se levanta entre la clase de pequeños alumnos probablemente sería una niña violada. Los primeros dicen qué pasaría si ella representara a la persona que le hizo daño, entonces el resto de los niños, también víctimas, podrían alejar de sus vidas todo lo que temen. Esta idea es muy fuerte, asociado a la clase de niños, sobre todo con las marcas de colores que tienen sobre el rostro y otros accesorios, probablemente representando heridas y hematomas resultantes de una violación.

Además, cuando los niños crecen es fácilmente ver cómo han querido representar “el niño dolido” que llevan adentro todas las personas que han sufrido una violación, un acoso sexual, o alguna experiencia traumática de este tipo.

Esta hipótesis queda totalmente reforzada cuando en el estribillo los Tune Yards cantan un: “Don’t take my life away! Don’t take my life away!”, que significa: ¡No me robés la vida!, con una traducción quizás más adecuada a un: “¡No me arruinés la vida!”, o “¡No me cagués la vida!”.

 

Busqué otras interpretaciones porque el vídeo me impactó tanto que me dejó pensando. Dije “esto va derecho al blog”, como un feedback de este grupo genial, que además de deleitarnos con su música nos ofrece una hemorragia de emociones. Inclusive busqué otras interpretaciones y muchas personas opinaron exactamente lo mismo que yo, que se trataba de víctimas de violaciones.

 

Volvamos al verso de “Don’t take my life away! Don’t take my life away!”. La manera en la que ellos cantan esta frase, en una forma tan rápida, repetitiva, y con tonos que parecen una queja rozando un llanto, sugiere algo terrible. En el coro parecería que Garbus describe perfectamente una violación, vean la siguiente forma de interpretarlo: “¿Cuál es el tema aquí? ¡No me arruines la vida! ¡Desde la distancia, no me arruines la vida! ¡Soy una víctima, sí; no me arruines la vida! ¡Soy adicta, sí; no me arruines la vida!”.

Es clarísimo. Al principio niños hablando de alguien que les hizo daño, que les sembró temor, un miedo que necesitan comprender (“But help please at least answer me this”: Pero al menos, por favor, podrías ayudarme a responderme esto); luego de todas esas dudas y el sufrimiento, viene el coro, en el que textualmente dice que es una víctima y una adicta. La frase más acorde aquí sería adicción al sexo. Todos sabemos que las personas violadas no siempre lograr integrar todas sus emociones de grandes, y se desarrollan a veces con unos problemas brutales: adicción al sexo o todo lo contrario, la víctima les hizo tanto daño que no se dejan tocar por nadie y casi nunca tienen relaciones.

 

La frase que abre el coro (“What’s the business?”), que yo traduje como “¿Cuál es el tema aquí?“, algunas personas de habla inglesa sugieren que probablemente estaría preguntando “¿Qué mierda pasa así?”, sugiriendo que el violador se acerca (“From a distance”), o que ya está realizando el acto sexual (o que ya finalizó), dejando a la víctima enojada y confundida, porque no lo canta en una forma lírica, sino que casi grita el: “What’s the business?”.  Creo que el cuadro más visual se logra con el “Soy una víctima. Soy una adicta”, que en sí no termino de definir si lo dice porque lo realmente lo siente o porque trata de hacer sentir culpable, y en cierta cargarle su venganza, al violador. Aquí el “¡No me quites la vida!”, sigue teniendo el mismo concepto: una plegaria para que no los dañen más.

Por ahí leí que WhoKill es un álbum que parecería lidiar con temas similares como éste, que al principio se ven de forma superficial, pero que uno después puede analizarlos a un nivel más profundo para interpretar estos actos como verdaderas metáforas para las razones personales y las inseguridades, traumas, etc., expresadas en la canción.

Una canción linda para escuchar, un vídeo colorido, genial. Pero si nosotros lo analizamos atravesando esa cáscara enérgica, y loca que pareciera ser el vídeo, nos encontramos que esas expresiones corporales tan particulares en realidad tratan de expresar el infierno que siente una persona violada.

 

Al final del tema, hay una oración que expresa “I’ll bleed if you ask me” (Yo sangraré si me lo pides), que se lo dice la víctima al violador luego de que se encuentran una segunda vez (We end up around the mountain that I climb to lose you), y el violador le responde simplemente: NO (“That’s when he said no”), antes de entrar al coro tan dramático una vez más. Aquí la interpretación se obra, hay personas que piensan que ella se vuelve una violadora cuando llega a grande, yo creo que no, que el hecho de decir “Yo sangraré si me lo pides” es una forma más de decir “Ya me quitaste la vida, hacé conmigo lo que quieras”, porque el hecho que después “él diga no”, en realidad para mí significa que él no dejó que ella superara el trauma, que ella no pudo siquiera hablar con la víctima cuando se la encontró por segunda vez. Por eso toda la rabia y quiere que él también “sangre” cuando la haga sangrar a ella.

Obviamente todos estos elementos en el tema tienen muchas interpretaciones, por ahí leí que a otra persona le pareció que el tema hablaba de las drogas. Pero si analizamos la letra de la canción de forma literal y vemos las expresiones corporales, es fácil darse cuenta que la hipótesis de la violación es la más probable. Inclusive porque los gestos corporales en una parte representan la angustia, la culpa y el orgasmo en el momento de la violación.

O al menos así me pareció.

 

¡Espero que les haya gustado el análisis, o al menos la canción! Traten de no cantar cualquier cosa que escuchan sin saber qué significa la letra, ¡porque pueden terminar diciendo cosas brutales!

 

Si les gustó la entrada, compártanla… ¡DILE NO A LA PEDOFILIA!

 

 

GALERÍA DE IMÁGENES

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

(CC) ESTO TE VA A GUSTAR.

Más entradas en:
Música | RecomendacionesSexo | Trending Topics | Videos

 

 

REFERENCIAS

 

Acerca de richmza

Estudiante de ingeniería química. Químico analista, blogger, escritor y webmaster. Ver todas las entradas de richmza

3 responses to “Tune Yards – Bizness (análisis)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: