Archivo de la etiqueta: deseos

¡Feliz Año Nuevo!

15-happy-new-year-wallpaper

Antes que nada, mil disculpas por dejarlos abandonados a mis lectores. Entre el trabajo y el estudio no he podido actualizar como Uds. se merecen, así que espero que el 2015 me brinde más oportunidades para escribirles entradas que les llamen la atención y retomemos así el feedback que teníamos hace mucho tiempo.

Escribía esta entrada primero para agradecerles la buena onda que tienen siempre, ya sea por Facebook, Twitter, o inclusive por los pocos que se animan a dejar algún que otro comentario en alguna entrada vieja.

Les deseo a todos que hayan arrancado felices el 2015, y en caso que hayan terminado mal el año pasado, espero que la vida les dé nuevas oportunidades para cumplir todos sus objetivos personales.

¡Se les extraña a todos!

Nos mantenemos en contacto,

Ricardo


Las cosas que no quiero que se repitan en el 2013

Thinking-Man

 

Hello everybody! Estas son algunas reflexiones acerca de mis Big Mistakes 2012.

Este año yo no debo…

  • Esperar 10 años antes de cortar una relación que me está destruyendo de a poquito y me va hundiendo progresivamente en el fondo del abismo depresivo.
  • Tener sexo outdoors así no me agarra la policía.
  • Hablar del pene en el trabajo frente a personas que nunca han tenido sexo.
  • Tener orgías en la estratósfera.
  • Esperar cosas imposibles de personas que no les sube agua al tanque.
  • Teletransportarme más de 1000 km porque puedo caer al agua.
  • Hacer coreografías en el trabajo.
  • Callarme las cosas. Ser sincero y directo a pesar que la otra persona no quiera escucharme, pero no callarme todas las cosas.
  • Pellizcarle los pezones a mi jefe.
  • Decirle sí a todo. (Menos mal que no soy mujer)
  • Comer una tortita todas las mañanas y las de mis compañeras de trabajo cuando ellas se acuerdan que “están a dieta”.
  • Pasar mucho tiempo en YouPorn.
  • Escuchar ningún tema de Madonna, debo recordar que a partir del recital horrible al que fui mi cantante pop número uno ahora es Lady Gaga.
  • Hacer movimientos sexies en la vía pública.
  • Perder tiempo ni energía con gente que no se lo merece.
  • Pegarle a los ancianos a la salida del banco para robarles cuando no tengo dinero.
  • Mantener amistades que no quiero conservar por lástima.
  • No debo mantener diálogos con seres que ya no pertenecen a este plano terrenal.
  • No debo decirle a la gente en lo que está pensando antes de que lo pronuncien.
  • Destruir objetos con la mente cuando estoy enojado.
  • Electrocutar a mis amigos con electrokinesis.
  • Y tener sexo con alienígenas.

¡Espero sus comentarios acerca de mi lista y que me digan cuáles son las cosas que ustedes no quieren hacer en el 2013!

 

 

Ricardo


Listado de personas que quiero que mueran en el 2012

Por recomendación de un amigo, estaba leyendo en otro blog que existía una entrada que relacionada a la gente que un blogger quería que se muriera en el 2012 y decidí hacer mi propio listado.

Aclaro que no deseo que todos se mueran violentamente, de una forma sangrienta y dolorosa, no todos me caen mal, y para esos pocos de la lista desearía no verlos por un tiempo bastante prolongado en los medios.

 

Acá está la lista de personas (la mayoría son famosos) que deseo que se mueran en el 2012, préstenle atención a los hipervínculos:

  1. Justin Bieber y todos sus fans.
  2.  

  3. Selena Gomez: más que nada me cansó que todo el mundo hablara de ella y lo que terminó de rebalsar la gota del vaso fue que plagiara a Shakira.
  4.  

  5. Miley Cyrus (“Hanna Montana”). El mundo sería un lugar más feliz sin ella. Nunca me cayó bien.
  6.  

  7. Rebecca Black. La peor tortura musical del 2011. ¡Dios, la primera vez que la escuché logró erizarme hasta los pelos del culo!
  8.  

  9. Claudio María Dominguez: Le deseo una muerte lenta, épica y tenebrosa. Me cansaron sus pelotudeces y que algunos conocidos míos me digan frases de él como si fuera un gran gurú, pero en realidad pienso que es un estúpido que denosta a la gente sólo por ser carnívoros. Y delira de una forma que es intolerante en un programa que tenés que mantener una determinada coherencia, sobre todo si querés dártelas de muy espiritual. Lo veo como un chanta, un hablador, una persona que confunde a la gente.
  10.  

  11. Mirtha Legrand: así ya la TV Argentina se renueva un poco… y así ya esta mujer descansa un poco, sino nos va a sobrevivir a todos. No me cae tan mal, en realidad, pero ya me tiene un poco cansadito. De paso le podríamos pedir a la Parca que consuma el MacCombo y se lleve a Silvia Legrand, que se ve como un vampiro antediluviano comparada con la tortuguita de su hermana.
  12.  

  13. Ricardo Fort: por razones obvias. ¿Hace falta que las explique por qué?
  14.  

  15. Guido Suller: porque no lo tolero.
  16.  

  17. Oggie Junco: ídem a Guido Suller.
  18.  

  19. Zulma Lobato: no tengo nada en contra de ella. Así que en vez de morirse se podría meter en un bunker y no salir nunca más en la tele, sí, bueno, hoy estoy un poco intolerante.
  20.  

  21. Flavio Mendoza: no puedo exponer las razones, pero básicamente pienso que es una mala imagen para el sector LGBT.
  22.  

  23. Graciela Alfano: por todas las estupideces que permanentemente dice. Además porque no me sigue en Twitter. Si me siguiera no estaría en esta lista, claro. (¡Era super vendido!) Aunque a pesar que me cae bastante mal, reconozco que muchos días me arranca muchas sonrisas, sobre todo cuando veo tan seguido fotos de ellas cagando y demás bizarreadas por el estilo.
  24.  

  25. Los fans de Graciela Alfano (aunque no son famosos no importa, quiero que se mueran igual): así limpiamos un poco la tuitósfera. Te tratan como negros si twitteás cualquier cosa negativa acerca de ella y simplemente no tienen materia gris. Además no hacen otra cosa que retweetear los infinitos tweets que ella envía segundo a segundo. Seguro que muchas fallas de Twitter y días en los que el sistema se cuelga se los debemos a ellos.
  26.  

  27. Moria: me molesta la gente que se quiere hacer super top y aparenta entender mucho de arte.
  28.  

  29. Hugo Moyano

  30.  

  31. Lilita Carrió

  32.  

  33. El Papa Benedicto XVI: porque como Papa es un muy buen amante de pedófilos. De todas maneras debería hacer un post entero explicando las 10.000 razones que me obligan a ponerlo en esta lista. El post más fuerte de este blog relacionado a la Iglesia es donde hablamos acerca de las inversiones de la Iglesia Católica en la pornografía alemana. Otras de las razones por las que está aquí es porque sus acciones implican el avance de muchas enfermedades de transmisión sexual y porque para él la Inquisición no fue algo tan malo, no sólo eso, sino que fue “Todo un progreso”.
  34.  

  35. Amalia Granata: siempre la tuve atravesada por hacerse la superada por haberse acostado con Robbie Wiliams. Además de ser alto gato, no soporto que sea tan hueca, además es una porquería de persona, se la pasa discriminando a la comunidad LGBT.
  36.  

  37. El vecino que me pone música después de las 12 de la medianoche y que no tiene reparos a la hora de organizar todo tipo de orgías, hasta las 7am, y al otro día tengo que ir a trabajar como un zombie. (¡Al menos que me inviten!)
  38.  

  39. Una persona estúpida que me falsea en uno de mis trabajos. Le deseo la muerte más dolorosa de todas.
  40.  

¡Salvo estas personas, con el resto del mundo está todo bien! ¡Espero sus comentarios y espero que no me detesten por alguno de estos personajes famosos que están aquí!

¡Sean libres de comentar lo que quieran!

 
 
(CC) ESTO TE VA A GUSTAR.

Más entradas en:
EntretenimientoHumor | MúsicaTrending | TV | Videos

Enhanced by Zemanta

Cómo pasar un Año Nuevo solo y no morir en el intento

 

Quizás todos tengamos nuestros problemas familiares, nuestros rollos personales, pero lo más probable es encontrarse con personas que pasan las fiestas en familia, otros pocos se juntan con sus amigos, con su pareja. O vaya a saber Dios qué corno hacen.

Iba a escribir una entrada de Feliz Año Nuevo, pero pensé en dejarla para mañana, primero de enero, porque no creo que haya mucha gente esperando ansiosa una entrada en un blog. Seguramente todos estarán cómodos en sus casas intentando disfrutar con sus familias.

Pero no todos la pasamos así.

 

Tampoco es tan malo pasar las fiestas solo. Para las Navidades pasadas fue un discurrir vertiginoso de emociones que decantó rápidamente a una juntada entre amigos. Excusa perfecta para salir del paso de la molesta juntada familiar. Con el agravante que ahora lo entiendo como algo impuesto por nuestra cultura, ni siquiera Jesús nació un 24 de diciembre porque si leemos las escrituras entenderemos rápidamente que nació entre abril y junio, por los indicios de los evangelios, ya que el lugar y la época del año en la que estaban no posibilitaba las condiciones de las que habla La Biblia. Pero rollo religioso aparte, las Navidades para mí no son tan importantes como Año Nuevo, un día en el que hacés todos los balances posibles, lamentablemente aparece una grilla invisible delante de tus ojos, donde pareciera que se contesta todo automáticamente a medida que se van acercando los días.

Yo odio hacer balances, pero indefectiblemente lo hice, sujeto a la vorágine cosmoenergética de la vida occidental, en la que estamos tan acostumbrados a medir todo, tratar de encontrar fórmulas perfectas para el éxito, la fama, el dinero, el sexo, el egoísmo, la solidaridad.

Evalué mi trabajo, mi situación afectiva, mis amigos, sobre todo mis amigos. Este año fue un año lleno de altibajos emocionales, “me recibí”, o sea, rendí la última materia de mi carrera y eso fue el día después de mi cumpleaños, así que esa semana estuvo cargadísima de emociones. Esto sucedió entre el 14 y el 15 de diciembre, y esos días, inevitablemente, también me sirvieron para darme cuenta quiénes estaban interesados en mí, a quiénes realmente les importaba si aprobaba y me recibía y diferenciarlos de a los que realmente no les molestaba mucho si mi cuerpo explotaba en mil pedazos y no había cadáver que enterrar.

Una de las personas que yo creí que estaba dentro de mi círculo de amigos obvió saludarme para mi cumpleaños y para el día de rendir la última materia. En un principio lo dejé pasar porque creí que se le había pasado. Aunque después, teniendo en cuenta que le había dicho un montón de veces la fecha en la que me recibía y que gente que ni siquiera eran amigos míos me habían saludado… me dio un poco que pensar. Lentamente se fueron abriendo los velos de ese autoexterminio que le llamamos “negación” y aparecieron nuevos interrogantes. Pero más allá de esas nuevas dudas que cayeron la mayoría sobre mi círculo de amigos, entendí que era una fecha importantísima, irrepetible, pero una fecha más.

 

Al niño inmaduro (que todos llevamos dentro) no le va a importar más que no me saluden para un cumpleaños, graduarme no me voy a volver a graduar nunca, y a pesar que algunas personas me defraudaron en buena hora me marcaron que yo no les interesaba.

Así que si hago un balance le tengo que pedir al 2012 pocas cosas, que me siga marcando quiénes se merecen mi compañía y quiénes son los que me son hipócritas. Quienes ríen por compromiso o me utilizan para sentirse menos solos. Yo prefiero las amistades intensas, las emociones verdaderas, los valores.

Por ahí nos olvidamos de todo esto, y festejamos por inercia, festejamos por festejar, encontramos razones estúpidas de las que agarrarnos cuando mejor sería largarnos en la cama a llorar. Y madurar un poco.

 

Yo no quiero una vida llena de mentiras.

No quiero personas falsas. Para eso prefiero no gastar mi tiempo en mentiras y dedicarme a cosas que son realmente importantes: el trabajo, el estudio, el amor.

Por cada persona que te traiciona, cuando se va te deja la agenda más desocupada para abrirte y darle el amor a otra persona en tu vida. Si no estás dispuesto a cerrarte, claro.

 

Y mucho de esto se junta dentro de mis deseos para el 2012. Superar el amor perdido, dejar de repetir siempre el mismo nombre, no llorar más por esa persona que no va a volver, entender que me dejaron, que ese amor que una vez creí que era el amor de mi vida sólo sirvió para sufrir; quiero pedir amistades verdaderas, que las que tengo se afiancen más, y superar todos los problemas familiares. No quiero reconstruir mi familia porque la verdad de mi historia hace que algunos vínculos quizás se rompan para siempre.

Pero sólo le pido al 2012 que me deje sacarme la matrícula a tiempo, conseguir un buen trabajo y que aunque tenga que viajar muy lejos en mi futuro trabajo, que se me abran todas las puertas del éxito, aunque el éxito más grande de mi vida siempre lo llevé por dentro, en el corazón, en esa magia que tengo para ponerle energía a las palabras, en mi blog de poemas, en mi diario personal, en esa magia que hace que cuando sonrío le pueda curar los males al mundo.

 

Les deseo a todos paz y prosperidad. Y si están solos y alcanzan a leer esto, levanten la copa y brinden también por mí. O brinden por ustedes. No tiene que ser una experiencia triste o funesta estar solos, porque en esta vida donde vamos recolectando momentos de felicidad no todo es alegría. Venimos solos y desnudos, nos vamos solos y desnudos, y si bien el amor, el cariño y la felicidad es importante para todos la verdad también es que necesitamos mantenerlo todo girando en un centro. Y ese centro somos nosotros. No se olviden nunca que muchas cosas son culturales, y si pueden disfrutar de la magia de estos días, mucho mejor. Pero si no tienen con quién festejar tampoco se amarguen demasiado la existencia. Yo en el fondo sé que cierro los ojos y estoy con todas las personas que quiero, todas esas personas tienen una familia, así que ahora me comporto como adulto, esperando que después del brindis me pasen a buscar. No es tan malo.

 

Si leen esto cuéntenme cómo la pasaron para las fiestas.

 

Mis mejores deseos para ustedes.

 

¡Feliz Año Nuevo y que empiecen con el pie derecho!

 

 

Ricardo


A %d blogueros les gusta esto: