Archivo de la etiqueta: dieta

Las cosas que no quiero que se repitan en el 2013

Thinking-Man

 

Hello everybody! Estas son algunas reflexiones acerca de mis Big Mistakes 2012.

Este año yo no debo…

  • Esperar 10 años antes de cortar una relación que me está destruyendo de a poquito y me va hundiendo progresivamente en el fondo del abismo depresivo.
  • Tener sexo outdoors así no me agarra la policía.
  • Hablar del pene en el trabajo frente a personas que nunca han tenido sexo.
  • Tener orgías en la estratósfera.
  • Esperar cosas imposibles de personas que no les sube agua al tanque.
  • Teletransportarme más de 1000 km porque puedo caer al agua.
  • Hacer coreografías en el trabajo.
  • Callarme las cosas. Ser sincero y directo a pesar que la otra persona no quiera escucharme, pero no callarme todas las cosas.
  • Pellizcarle los pezones a mi jefe.
  • Decirle sí a todo. (Menos mal que no soy mujer)
  • Comer una tortita todas las mañanas y las de mis compañeras de trabajo cuando ellas se acuerdan que “están a dieta”.
  • Pasar mucho tiempo en YouPorn.
  • Escuchar ningún tema de Madonna, debo recordar que a partir del recital horrible al que fui mi cantante pop número uno ahora es Lady Gaga.
  • Hacer movimientos sexies en la vía pública.
  • Perder tiempo ni energía con gente que no se lo merece.
  • Pegarle a los ancianos a la salida del banco para robarles cuando no tengo dinero.
  • Mantener amistades que no quiero conservar por lástima.
  • No debo mantener diálogos con seres que ya no pertenecen a este plano terrenal.
  • No debo decirle a la gente en lo que está pensando antes de que lo pronuncien.
  • Destruir objetos con la mente cuando estoy enojado.
  • Electrocutar a mis amigos con electrokinesis.
  • Y tener sexo con alienígenas.

¡Espero sus comentarios acerca de mi lista y que me digan cuáles son las cosas que ustedes no quieren hacer en el 2013!

 

 

Ricardo


¡Barbie se cansó de la dieta!

 

 

Barbie, ¿qué ha pasado?

Después de varios años fuera del espectáculo en las jugueterías (desde 1994 hasta el día de la fecha), la tía polaca de Ken volvió a ser mediática ¡Lo peor es que se olvido que la figura importa y mucho dentro del medio!

Todo esto ocurrió después de que Barbie (novia de su sobrino) halla pasado por un centro de estética y se transformara entera (Tatuajes en el cuello, brazos, hombros y en la espalda muy cerca del trasero, pelo teñido de rosado y uñas negras). Lo peor es que no se olvidó de llevar al perro, ¡al cual lo vistió de cactus! o_O

 

 

Esto hizo que la tía -que hace 17 años no aparecía en el mercado- volviera a salir en edición limitada, ya que se considera superior a su nuera y no quiere que ésta transforme a su querido sobrino, Ken, en un freak. Tan apresurado fue su regreso, que se olvidó de hacer dieta luego de esas tan largas vacaciones y volvió con unos kilitos de más y en Baby Doll!

Pero todo vale si uno lo hace por un sobrino no? Bueno eso lo dirán las que la compren…

 

¡Saludos! ¡Espero que les haya gustado!

Dejenme sus opiniones….

 

PD: ¡Cuidado! ¡No hagan calentarla de nuevo dentro de unos años, ya veo que regresa desnuda! #LOL!

 

 

(CC) ESTO TE VA A GUSTAR.

Más entradas en:
Barbie | ModaMujerTrending Topics | WTF.

 

Enhanced by Zemanta

Ortorexia: obsesión alimenticia para el mundo 2.0

 

 

Sé que suena horrible. “Ortorexia” me suena a algo así como “orto con anorexia”, y dudo que sea bueno andar repitiendo esa palabra por ahí en entornos no académicos porque puede ser bastante desfavorable. Si lo que queremos es tener una conversación snob con nuestros amigos nerds hablando de ciencia, tecnología, salud, e investigaciones científicas a altas horas de la noche en vez de tomar una cerveza (como hace el resto de los mortales), ésta es tu entrada favorita de la semana y podrás regodearte en tu egocentrismo Ñoño con esta palabra tan vanguardista imbuida de erudismo.

 

 

Con Vivaldi de fondo (Las Cuatro Estaciones – Primavera), pelucas ruludas blancas del siglo XVIII y su nariz parada resplandeciente de signos interrogativos ustedes se estarán diciendo: “Ortorexia… ¡¿pero qué concha es esto?!”

 

Como la palabra lo dice, mis queridos animalitos, es la obsesión por comer sano. (La etimología de la palabra se deriva del latín: “orthos”, que significa correcto, y “orexis”, que significa apetito). Es tan pro ahora hacerse el vegetariano pero soñar con un buen asado los sábados a la noche cuando te acostás y todos tus amigos comieron carne, pero no, eso no es digno de un ser tan espiritual como nosotros, la carne degrada el espíritu, etc, etc. Pero igual se acuestan saboreando esas riquísimas costillas del asado argentino que tiene carne excelente calidad.

 

Volviendo al tema. Si bien es totalmente recomendable hacer deporte, alimentarse bien, cumplir con la pirámide alimentaria y demás, tratando encima de comprar alimentos de buena calidad, si es que la crisis económica te permite ir al supermercado y tenés la suerte de tener el pan vuestro de cada día, claro. Pero en vez de cuidar su cuerpo para vivir saludable, algunas personas extreman estos cuidados hasta el punto que se vuelven obsesivos, se fijan en las calorías de los paquetes, si tiene grasas cis o trans, qué tipo de edulcarente usa, si es carcinogénico, si no, que si tienen en la heladera alimentos prebióticos y la diferencia que tienen éstos con los probióticos, y hablan permanente de la importancia de consumir antioxidantes, de los alimentos nutracéuticos y de los cuidados de la alimentación. Si no parás de pensar en esas cosas y todos tus amigos te dicen que están harto de vos, y cuando abrís la boca la gente comienza a correr en la dirección contraria, debo decirte que estás en el horno (con papas incluidas, y encima con grasas no saturadas). Si estás identificado con este perfil quizás tengas que bajar un poco los decibeles, respirar, hacer otras cosas que pensar en los cuidados de la salud para no desarrollar esta obsesión que en la Medicina se llama “ortorexia”.

 

Si bien he redactado esta entrada con un poquito de humor, en realidad es bastante preocupante. Estaba leyendo un artículo muy triste, de un caso de una mujer llamada Clara. Hace mucho tiempo que a raíz de su obsesión, ella no puede ir a restaurantes o fiestas. Le preocupa tanto enfermarse con lo que ingiera que prefiere quedarse en casa, ignorando todas las invitaciones de familiares y amigos. ¡Qué feo! Si no recibimos ayuda temprano toda nuestra vida social se verá eclipsada por miedos que terminarán sometiéndonos, dominándonos, obligando a dejar de lado cosas por el sólo miedo a enfermarnos.

 

Estos casos de “ortorexia nerviosa”, no son otra cosa que obsesiones, a veces difíciles de detectar porque están camufladas bajo una conducta aparentemente vegetariana, o personas que prefieren los productos light, que convierten sus intenciones de cuidarse en las comidas en una obsesión alimenticia.

Lo extraño es que el 28 % de Occidente sufre de algún tipo de ortorexia, planifican con varios días lo que van a comer y hasta evitan salir a comer por miedo a ingerir grasas, sal, azúcar o algunos condimentos.

La TV, la moda, los videos musicales, las revistas, todo lo que vemos ha ayudado a que nos persigamos tanto que cosas tan simples como un agapé en un evento artístico pueden llegar a convertirse en nuestra peor pesadilla. (Coming Soon: El regreso de las grasas vivientes)

 

No confundir con la bulimia y anorexia, ya que estas dos enfermedades tienen que ver con la cantidad de los alimentos. Los ortoréxicos se obsesionan con la calidad de los alimentos.

 

Y a continuación le dejo una lista de síntomas que reblogueé de la entrada que me llevó a escribir esta entrada, para que lean concienzudamente la sintomatología. Les recomiendo que si sufren de esta enfermedad acudan al psicólogo porque cuando una conducta obsesiva se instala en nuestra vida, pasado el punto crítico para evitar que se manifieste por completo, es muy difícil tratarla.

 

Ortorexia: Síntomas

  • Preocupación excesiva por la calidad de los alimentos.
  • Autolimitación de los alimentos que se consumen: carne roja, huevos, azúcares, productos lácteos y grasas.
  • Dedicar varias horas al día (tres o más) a organizar y planear su dieta.
  • Desplazarse grandes distancias para conseguir alimentos especiales o puramente ecológicos.
  • Imposibilidad de que la persona vaya a comer o disfrute una comida fuera de su casa.
  • Aislamiento social, debido a que el tener que asistir a una reunión entre los amigos o una comida empresarial con un grupo que no tenga las mismas costumbres alimenticias puede volverse una preocupación.
  • Otra característica que suelen tener quienes sufren este trastorno es que, para seguir un régimen tan estricto, utilizan una gran fuerza de voluntad, lo que hace que se consideren superiores a las personas que no son capaces de semejante autocontrol. Sin embargo, cuando no pueden resistirse y se dejan llevar por la tentación frente a los alimentos que consideran prohibidos, se sienten tan culpables que se autocastigan con reglas en su dieta aun más exigentes y hasta con abstinencia. Cuando se llega a este punto, llevar una dieta tan excesivamente controlada y estricta se convierte, justamente, en un peligro para la salud. Y los riesgos no son pocos. Por ejemplo, las personas con ortorexia pueden presentar un exceso o deficiencia de vitaminas, carencia de calcio o hierro, menos masa corporal de la que se considera saludable, presión baja y problemas cardiovasculares.

 

Con todo esto no digo que salgas corriendo a ordenar comida rápida a McDonalds, obviamente el hábito de consumir comida chatarra es malo, pero si nos invitan una sola vez no deberíamos poner el grito en el aire, y antes de empezar a aislarnos y perder nuestra vida social deberíamos aprender a poner las cosas en la balanza: está bien que uno se tiene que cuidar siempre, pero de vez en vez uno tiene que darse algunas licencias, respirar, olvidarse de las estructuras, y no ser tan duro con uno mismo. La vida es una sola, cuídense, pero tampoco sean tan rígidos innecesariamente.

 

Y si tienen algún conocido que está presentando estos síntomas, adviértanlo, puede ser un potencial ortoréxico. Hablar con ellos a tiempo puede salvarles su vida social y evitar estas conductas patológicas.

 

 

 

VIDEOS

 

reblogged vía Ortorexia, la obsesión por comer saludable « Revista ELLA.

 

 

Más entradas en:
Inicio | Dietas | Mujer | Nutrición | Noticias | Salud

Vótame en Klout:
Argentina | Latinos | LGBT | Literatura | Música | Youtube.

Enhanced by Zemanta

A %d blogueros les gusta esto: