Archivo de la etiqueta: filosofía

Una pareja de gemelos gays conmociona la industria del porno

Noticia extremadamente fuerte. Ellos copulan en frente de las cámaras, se tratan dulcemente y dicen ser novios.

 

 

Estos gemelos, llamados Elijah y Milo Peters se han convertido por razones obvias en las estrellas del porno gay más populares y polémicos de toda la historia. La intención de estos teenagers es destruir el tabú del sexo incestuoso (en este caso: twincest). Si bien el sexo entre gemelas es bastante común en el porno heterosexual (me contaron, LOL!), ya que la fantasía masculina naturaliza el lesbianismo por la razón de que en realidad en las zonas más subrepticias de la psiquis la explicación de este suceso está ligada al machismo, ya que el morbo viene en realidad que el hombre se imagine tener sexo con ellas, pero en el caso del twincest entre hermanos varones la imagen es mucho más violenta. Y por razones obvias, ya que implica una sodomización ente gemelos, y esto ha sido tan fuerte que ha impactado en toda la industria del porno, donde pareciera ser que se puede practicar cualquier cosa sin ningún tipo de restricción, pero que las hay, las hay.

 

Entre las declaraciones de esta curiosa pareja de amantes se escuchan cosas como: “Mi hermano es mi novio y yo su novio”, o “Es la sangre de mi sangre y es mi único amor”. Estos dos actores trabajan para Bel Ami, y desde que los gemelos comenzaron a trabajar allí el tráfico de su sitio web es el doble, llegando a la asombrosa cifra de 1.5 millones de usuarios al mes (más o menos el tráfico de un diario de circulación masiva y aproximadamente el número de gente que lee este blog en los picos de tráfico a lo largo de 100 días, lo que sería el triple de tráfico de usuarios de este blog por mes, tomando cifras poco conservadoras).

Seguramente no lo sabían (y por ello les cuento), Bel Ami es la productora de porno gay más grande de la industria checa y después de California, la República Checa es ya la segunda capital del gay porn del mundo.

Realmente es una noticia impactante, no soy consumidor asiduo del porno, pero jamás me llamó la atención algo así, ni sexo incestuoso, ni con animales, ni cosas extrañas. Sería un hipócrita si les dijera “Ay, qué horror, jamás vi una película porno”, sería como decir algo así como “No, yo jamás me he masturbado”; pero ciertamente no me entra en la cabeza cómo a cierta gente le puede generar el morbo y sentir excitación pensando en el sexo incestuoso, me parece algo sumamente enfermizo y algo mucho más hardcore y difícil de digerir por mi aparentemente estructurada visión de lo que es la pornografía. De todas maneras, la gran polémica no es porque sean hermanos y tienen sexo en frente de las cámaras, sino porque cuando estos gemelos tienen relaciones y se penetran, lo hacen con ternura y parecen disfrutan del acto con una carga emotiva bastante fuerte, lo que aparentemente por un lado le saca el aspecto animal del porno donde el hombre es una bestia en celo penetrando como el Increíble Hulk a su pareja mientras le salen kamehamehas por la verga. Esto, sumado a que las caricias son muy frecuentes aparentemente lo hacen ver para un lado más softcore, pero condimentado con el twincest.

Aunque creo que nadie se pondría a analizar una película porno gay desde el punto de vista filosófico, sí entiendo lo que he leído en otros websites acerca de este caso. Quizás la bomba atómica a la psiquis de los consumidores adictos a este tipo de porno sería que la visión del acto sexual entre gemelos proyecta una fantasía autoerótica (los consumidores trasladan lo que están viendo a una fantasía con uno mismo) lo que podría relacionar en algunos casos una inmadurez muy grande sexualmente con la forma en la que se prefiere el porno.

De todas maneras, este estudio supongo que debe hacerse por parte de los sexólogos y no soy versado en ello, aunque sí me cuestiono cuál es la verdadera razón por la cual este caso se ha hecho tan famoso. Quizás se deba a lo que dije anteriormente, quizás se deba a que el espectador esté imposibilitado a ver quién es Elijah y cuál de los dos es Milo, y esto catalice alguna especie de fantasía homoerótica relacionada con un tema de los roles (activo, pasivo o versátil), y esta incapacidad de distinguirlos los haga relacionar a la cópula con una experiencia “Flip-flop” (vuelta y vuelta, creo que todos tenemos imaginación y que no hace falta que lo explique).

 

Así es con estos gemelos que son licenciados en las artes prohibidas del brindar placer, violando normas culturales y religiosas aceptadas como “moralmente correctas”, atacando los valores familiares y jugando con la idea del sexo, el amor y el autoerotismo. Quizás ustedes lean este artículo y decidan investigar un poco más, quizás les pase como a mí y les den ganas de salir corriendo, huir despavoridos de la imagen de dos gemelos teniendo sexo.

Quizás ustedes no consuman nada de porno, lo que no necesariamente sería un buen pronóstico a nivel psicológico, quizás a ustedes les guste ver películas porno hetero, o bi, o de orgías, no importa. Pero la intención de esta entrada era para hablar de algo diferente con respecto a la industria pornográfica a nivel internacional, aparentemente desde mi generación las cosas han cambiado mucho, y si bien el sexo es el mismo y no necesita ser reinventado con esta información uno se da cuenta que las temáticas son más variadas de lo que uno piensa. No sólo hay sexo con el jardinero, con el mecánico, outdoors, con platea, con la mucama, con el que limpia la piscina, con el hombre que trae la pizza, o clichés de autoridad (como sexo con la maestra, con el jefe, o con uniformados); sin olvidarnos de la gerontofilia, el épico y controversial “daddy” (generalmente relacionado con la pedofilia) y el sexo interracial. Quizás como este mundo se está descontrolando cada vez más van apareciendo necesidades nuevas, porque hay mucha gente insatisfecha con sus vidas sexuales y porque hay un vacío que no lo llenan con nada.

Ni con la puerta trasera.

 

 

 

De todas maneras, estos gemelos no sólo que son incestuosos sino que toman el hecho de rodar películas como su trabajo (y me resisto completamente de hacer un análisis moral a la industria del porno). Y como es su trabajo, si lo tenemos que ver desde el punto de vista de la fama, han logrado su cometido. No sólo eso, sino que estos hermanitos buscan continuar con su carrera y hasta han amenazado con mudarse a los Estados Unidos. Dudo que esto les sea fácil, sobre todo si caen en algún estado demasiado homofóbico. De todas maneras, las posibles agresiones no son lo único que debe preocuparles, sino que de entrada no podrían pisar muchos estados de USA ya que tener sexo con un hermano no sólo es un tabú muy fuerte, sino que es un acto ilegal y terminarían tras las rejas.

Y para finalizar, si bien no estoy a favor del consumo del porno, no me parece el gran caso ya que incesto hay en todos lados del mundo. Generalmente es un tema bastante duro, la gran mayoría de casos son violaciones y al menos en este caso es consentido. Y la mayoría de los casos sucede en violadores heterosexuales, no en películas porno gay, que existen por la sola razón que existe un mercado para ellas.

Para pensar.

 

vía Más allá del tabú del incesto: pareja de gemelos conmociona la gay porn | Pijamasurf.

 

Más entradas en:  Inicio | Gay | LGBT | Reblog | Noticias

Vótame en Klout:
Argentina | Latinos | LGBT | Literatura | Música | Youtube.

Enhanced by Zemanta

Mi forma de ver la religión

Antes que nada quiero decirles que hace mucho tiempo que no voy a misa, y por razones personales estoy muy alejado de la Iglesia Católica. Este no es un blog religioso, así que acá no encontrán un copiar/pegar de ningún tipo, es mi opinión personal, mi forma de vivir la espiritualidad. Por lo tanto, única. No es la repetición de un palabrerío que se repite como quien le pone Play a una canción, no es un disco rayado, no es el fruto de toda una vida de vivir como un autómata.

 

Así que si tienen alergia a los versículos, o que alguien les hable de La Biblia sin parar durante horas sin que se detenga a pensar qué es lo que está diciendo… sigan leyendo. Porque les prometo no hacer eso.

 

Otra cosa: sé que tengo una forma muy ácida, hasta muy hiriente de referirme a algunos temas. Yo soy así. Lamento si alguien lee en esta entrada algo que les molesta, yo no voy a cambiar y este es mi blog, mi espacio personal para divulgar lo que pienso, lo que siento, lo que opino, lo que me gusta de muchos temas, las noticias que me llaman la atención y recomendarles enlaces que pueden gustarles: de música, de películas, de humor, de lo que sea. Así que perdonen si algo que leen en esta entrada no les gusta. Si están enfadados o quieren agregar algo, háganlo sin problemas: déjenme un comentario, siempre que sean educados serán bien recibidos.

 

¿Qué me llevó a escribir acerca de esto?, si llevo una vida alejada de la Iglesia, se preguntarán. Porque considero que una persona puede ser “religiosa” en el sentido amplio de la palabra sin la necesidad de pertenecer a ninguna religión, secta o logia. Religión viene de la palabra “religare”, que significa “unir dos partes”, unir el mundo de los seres humanos con la dimensión espiritual. Y para ello no hace falta someterse a un sistema que nos dicte en qué tenemos que creer y en qué no.

 

Por lo tanto, me parece totalmente válido que a pesar que no esté todos los domingos golpeándome el pecho y yendo a misa que les comente mi forma de percibir la espiritualidad, mi forma de ver a Dios.

 

Y asombrosamente, todo esto se originó por un simple tweet. Hoy estaba escuchando un tema de la Bersuit, y escribí a través de mi cuenta de Twitter:

 

 

A lo que me empezaron a responder muchas personas, pero ya en un contexto religioso. Mi intención al tuitear eso fue decir “Estoy escuchando eso”, pero me respondieron algo lindo: “Sí, Dios es música”. A lo que yo contesté: “Dios es música, es amor, es color, es pasión, es luz. Y poesía”, haciendo alusión a que todas las cosas lindas y que valen la pena en esta vida están asociadas a Dios, sin lugar a dudas.

¿Y estos tweets en qué derivaron? Que una persona me dijera: “Dios es todo”. Y de eso quería hablar en esta entrada.

 

A veces me asombra que las personas piensen que la suma de todos los seres y elementos que se encuentran en el Universo formen a Dios. Está bien, Dios es omnipotente, omnipresente, omnisciente, etc. ¿Pero el planteo al decir “Dios es todo” no nos lleva al panteísmo?

Y si es así, ¿al ser panteístas, no nos apartamos de las enseñanzas de la Iglesia Católica? Precisamente “Todo” no es “Dios”, si fuera así, Dios también estaría en el infierno y el mayor castigo que existe en el infierno es que las personas que caen en él están privados del amor de Dios. Si están privados del amor de Dios, ¿Dios está ausente?

No. Dios es omnipresente. Por lo tanto, si no está en el infierno Dios no es omnipresente. Y si Dios es Amor, entonces está en el infierno y en el infierno hay amor. Amor que no se manifiesta. Amor que no fluye. Amor que no sirve nada más para entrar en un abismo, no manifestarse, y así castigar a las personas que cayeron en el Infierno. (No me gasto de hablar del limbo porque ahora no existe)

Todo este planteo lógico del panteísmo en realidad era para hacerlos reflexionar. Es como la paradoja de hacerse la pregunta de: “Si Dios es omnipotente, ¿puede crear una piedra que ni él mismo pueda levantar?”.  Generalmente no me planteo estas cosas, y analizar a la religión desde la filosofía me parece que es algo que se debe dejar a los filósofos. No es mi intención hacer un análisis teológico ni filosófico acerca de lo que es Dios o el amor.

Sólo quería decirles que ver a Dios como la sumatoria de todas las cosas que existen en el Universo es una visión panteísta, que se aleja mucho de lo que dice el catolicismo. Precisamente la Iglesia ha atacado mucho al panteísmo, y tengan mucho cuidado si son personas religiosas, que van mucho a misa, porque caer en un error tal implica que no saben qué dice la religión que profesan.

 

Creo que si uno dice: “Yo soy católico”, en realidad esto no debería significar “Yo todos los domingos voy a misa y cumplo los preceptos”, sino que debería ser algo así como: “He leído La Biblia muchas veces, sé lo que dice, y cumplo todos los preceptos que me manda la religión”.

 

La pregunta en realidad que quiero hacerles es: ¿Por qué algunas personas se mienten, y dicen ser católicos, si en realidad nunca se esforzaron ni un poquitito en tratar de entender lo que sucede en el mundo espiritual, ni siquiera tuvieron la necesidad de plantearse cómo es Dios, qué es, cómo es, cuáles son las características que tiene? Porque si lo vemos desde este punto de vista, cuando nos consideramos dentro de una religión cualquiera, pero no sabemos los preceptos, no conocemos nada de la liturgia, ni los días santos, ni el por qué de ciertos días santos… termina siendo más religioso un filósofo que se preocupa por entender la religión que una persona que va a misa todos los días y se golpea el pecho sin saber qué es lo que está haciendo.

 

Ignorancia. Tibieza espiritual. Esas son las cosas que uno tiene que eliminar. Es realmente admirable que una persona tenga la constancia de ir a misa todos los domingos, confesarse, tener un guía espiritual. Pero si uno no tiene conciencia de lo que está haciendo, si uno no profundiza en lo que dice La Biblia y comprende todo lo que hace, ¿tiene algún tipo de valor más de hacernos sentir tranquilos, y sentir que estamos haciendo algo para nuestra salvación?

 

Y somos egoístas. Si lo hacemos es para no ir al infierno. Es porque la religión logró movilizarnos a través de la culpa o nos hizo sentir la obligación de confesarnos, ir a misa, casarnos, y llevar una vida “católica” (o sea, digna), pero no sabemos nada de Dios ni de la religión.

Si hemos hecho esto durante toda nuestra vida, la conclusión es horrible: Sólo fuimos a misa todos los domingos porque pensamos en nosotros. Nunca nos interesó Dios. Nunca conocimos nada del mundo espiritual y en vez de abrir los ojos a Dios, los hemos estado cerrando, sometiéndonos a un sistema que no nos sirve.

No es confesarse, tomar la hostia y listo.

Uno tiene que saber, interesarse por lo que cree, tomarlo con pasión, pero sobre todo: ACTUAR. Si realmente te considerás una persona religiosa, no hace falta que dones todo tu capital para salvar al mundo… pero si nunca tenés una acción buena (porque realmente te nace) entonces yo me empezaría a preguntar si le servís al mundo.

Si amás al prójimo. Si podés amar aunque sea, si besarías al leproso, si amarías al profano sólo por querer salvarlo. Esto se llama caridad. La verdadera caridad. Hacer cosas por el mundo, querer realmente salvar el mundo, pero no porque te lo enseñaron, sino porque sabés que es posible.

Porque sabés que desde tu lugar podés aportar tu granito de arena y dar el ejemplo. Porque sabés que no importa de qué raza, sexo, sexualidad, género, o religión pertenezca la persona que tenés al lado… Es un ser humano, como vos, como yo, y no sólo que merece tu amor, merece tu respeto, tu ayuda, tu incondicionalidad.

Porque todos somos iguales (y diferentes).

Así que si estás leyendo esto, y te considerás una persona religiosa, planteate si lo que estás haciendo es suficiente. Si no te tenés que esmerar un poco más.

 

¿Qué hacés por el mundo?

 

Y si el último acto de caridad que tuviste fue hace mucho tiempo, sentí lástima. Preocupación. Pero de la verdadera.

 

Preguntate ¿qué puedo hacer para que este mundo sea mejor?

 

Sino en realidad no creés en Dios.

 

En la cancha se ven los pingos.

 

Así que enfrentáte con el mundo y hacé algo para que este mundo sea mejor. Y que realmente impacte en la sociedad. Lo que sea.

Sino sólo estás siendo un egoísta. Sino sólo estás creyendo en vos mismo.

 

 

Y a la larga no hiciste más de esta vida que mirarte en el espejo, lo que es triste.

Pensalo. Puede que todavía no sea tarde para cambiar, y darle a este mundo un poco de amor y de cordura.

 

Ricardo.


A %d blogueros les gusta esto: