Archivo de la etiqueta: Marcos Aguinis

“La Inquisición fue un progreso”, según el Papa Benedicto XVI

Sé que el Pontífice tiene algo llamado infalibilidad papal, que fue establecida por el Concilio Vaticano (1870), que declaró como “dogma de revelación” todo lo afirmado por el Papa, ya que es el maestro de todos los cristianos y está asistido por Dios. Por lo tanto ningún católico puede juzgar si lo que está diciendo como Pontífice es verdadero o falso, nadie tiene autoridad suficiente para cuestionar algo dicho por el Papa, cosa que me parece muy conveniente cuando uno se encuentra con estos vídeos:

 

 

Ahora bien, intentemos apartarnos un poquito del concepto “infalibilidad papal”. ¿A ustedes les parece lógico afirmar algo tan peligroso como: “La Inquisición fue un progreso porque desde entonces nadie podía ser condenado sin una investigación”? Me resulta hasta casi estúpido aseverar que hay algo positivo dentro de una matanza, sí, hay algo bueno dentro de todo lo malo y hay algo malo dentro de todo lo bueno (yin/yang), pero una cosa es intentar ser optimista ante situaciones que no brindan posibilidades de una defensa coherente y otra cosa es ser estúpido. Que alguien me diga algo como: “Tenés que considerar que matar a todos esos pobres inocentes hizo que después sucedieran cosas buenas” puede llegarle a costar un rapto de ira divina que caiga del cielo hacia la persona que comete tal falacia, sobre todo si está hablando de religión.

En una religión donde existe el bien y el mal, donde hay cosas etiquetadas como objetivamente buenas o malas, y tenemos los Diez Mandamientos que figuran en La Biblia (y encima son incuestionables); cuando uno de esos mandamientos dice “No matarás”… ¿No se destruye todo planteo derivado de una justificación que intente explicar los beneficios que tuvo una matanza a gran escala para matar judíos, torturar supuestas brujas, y de paso aniquilar la fe aborígen y de los esclavos para aniquilar toda fuente probable de competencia religiosa?

No matarás significa“NO MATARÁS” y punto. No hay que matar. No hay que asesinar en nombre de Dios, ni brujas, ni judíos, ni negros, ni sacerdotes estúpidos que intentan justificar una matanza única en toda la historia de la Humanidad.

Que alguien me diga “La Inquisición fue un progreso” para mí equivale a que me digan algo como: “Bueno, Hitler después de todo no fue malo, sólo mató seis millones y medio de judíos, unos cuantos negros y algunos homosexuales”.

 

El genocidio está mal y punto. Y no podemos permitir que una persona supuestamente infalible a nivel teológico justifique la pedofilia, porque todo intento de encontrarle una vuelta para decir que no está tan mal sirve para seguir prostituyendo a niños y utilizarlos como una salida fácil de tanto semen acumulado por un voto de castidad jamás cumplido. Y como no podemos permitir la pedofilia en el clero, tampoco podemos permitir que nos mientan con suposiciones estúpidas derivadas de cosas que van en contra de la raíz de la Moral Cristiana (y Católica): LOS MANDAMIENTOS.

O sea: la palabra de Dios es revelada, pero como a nivel teológico nadie puede cuestionarlo por sus elevadísimos conocimientos teológicos convierten al Papa en una persona que puede decir “Ah, no, mirá, en realidad la Santa Inquisición fue buena”, deshaciendo lo que Dios dijo. O esto está terriblemente mal, o el Papa es más poderoso que Dios y puede revelar una Verdad aún más grande que la que reveló Dios Omnipotente. Pero pará, creo que no.

Debería ser más importante La Ley Judía. Otra forma de decirle a los mandamientos.

Y como corolario este defensor de la pedofilia, de los genocidios y uno de los principales culpables de que no pueda aplicarse el preservativo como un control efectivo contra la transmisión de todas las ETS, y que también prohíbe los anticonceptivos, la educación sexual en las escuelas; que genera el odio, discriminación y aversión contra la comunidad LGBT con planteos de ultraderecha, y muchas otras cosas más… agrega, al final del vídeo, algo tan estúpido como:

“La Inquisición fue un progreso. Porque desde entonces, nadie podía ser condenado sin una investigación. En aquella época, en definitiva, tenían presente el concepto de justicia”.

 

Si alguien leyó Marcos Aguinis (La Gesta del Marrano), o cualquier otro libro de historia que revele lo mínimo necesario para entender la gran estupidez que fue La “Santa” Inquisición se dará cuenta que esa investigación en realidad camuflaba una realidad aún más perversa que matar a todos los judíos, brujas, y herejes: Esa investigación en realidad era una manera para expropiarle todos los bienes a la familia entera del acusado, sin ningún tipo de apelación posible, porque la Iglesia era la autoridad máxima, quien portaba la Palabra de Dios.

Esa investigación previa a la condena era lo que arruinó la vida de millones de familias, porque al ser expropiados todos los bienes, familias enteras caían en la pobreza, y el precio a pagar era altísimo, sumado que los acusados recibían períodos larguísimos de diferentes tipos de torturas. Si sobrevivían, quedaban cojos para siempre (por los grilletes), locos y discriminados para siempre, ya que les obligaban a usar ese elemento de tortura posterior que era el escapulario amarillo bendito, que aunque ellos declararan haberse arrepentido (de cosas que no habían hecho) no podían acercarse a imágenes sagradas, entre otras, y toda la sociedad los discriminaba y los miraba con un odio y repulsión indecible.

 

Así que piensen dos veces, usen el cerebro que Dios les dio para no permitir que les mientan con cosas como éstas. No agachen la cabeza estúpidamente sin plantearse si la persona más importante de nuestra religión nos está diciendo verdades. Nadie es dueño de la Verdad. Sólo Dios. Y lo que nosotros pensamos que es Verdad también puede ser un engaño perverso para manipularnos, para conducirnos donde una persona poderosa quiere llevarnos, y probablemente ese camino sólo guíe a la perdición del alma, porque toda la vida habrá llevado una fe llena de mentiras.

No permitan defensores de pedófilos. No permitan defensores de asesinatos.

No más gente incompetente en cargos importantísimos a nivel mundial.

Nadie es invulnerable, nadie es incuestionable, somos todos seres humanos, no demidioses. Y eso, lamentablemente, incluye al Papa. Por lo tanto también puede ser juzgado ante un tribunal internacional: es un ser humano más.

 

Y ojalá esto llegue a mucha gente, porque yo considero que he hablado la verdad. Mi verdad. Y yo sé que en el fondo, si existe realmente la “conciencia religiosa”, y si existen las “dos alas del espíritu” que describió Juan Pablo II, ustedes deberían pensar parecido.

 

Juan Pablo II fue un ángel, una persona llena de paz, bondad, sabiduría, amor. Cuando Juan Pablo II el mundo entero lloró, católicos y personas de todas las religiones, no porque se había muerto una persona excelente sino porque se había muerto el pilar espiritual más importante que sostenía el mundo. Este Papa no le llega ni a los talones, lentamente se ha ido ganando el odio del resto de las religiones, de personas ateas, y es el responsable que la Iglesia haya perdido tanto poder. La Humanidad a la larga lo va a catalogar como un “antipapa”, sólo tenemos que sentarnos a esperar lo lógico. Roguemos que no esté tanto tiempo más en ese cargo y lo reemplace una persona más idónea así no hace un daño que sea mayor, porque ya es irreparable.

 

Paz y amor. Y si te molestó lo que escribo lo lamento. Creo que algo de verdad hay en mis palabras.

 

Un beso a todos.

 

Shantei Ohm

 

 

 

 

 
(CC) ESTO TE VA A GUSTAR.
Más entradas de: Crítica | PersonalReligión 

Vótame en Klout:
 Argentina | Latinos | LGBT | Literatura | Música | Youtube

Enhanced by Zemanta

A %d blogueros les gusta esto: