Archivo de la etiqueta: nuevos

¡Nuevos emoticones para el chat de Facebook!

 

Si yo no fuera fanático de 9gag ni siquiera me enteraba de esto, pero quería transmitírselos para que pudieran asombrar a sus amigos con estos nuevos memes. Sólo tienen que tipear lo que está antes del signo igual, y verán íconos tipo Meme que estarán representados en cada caso por lo especificado a la derecha del igual.

Enjoy!

 

[[foreveralonecomics]] = forever alone.

[[MegustaMeMe]] = Me Gusta.

[[149333368464171]] = Yao.

[[145768898802324]] = FUUUUUU.

[[168456309878025]] = LoL.

[[FapFapFapFap.B]] = Fap Fap Fap Fap.

[[106043532814443]] = Y U NO.

[[116616581692281]] = Trollface.

[[214457085240151]] = Nothing to do here.

[[129627277060203]] = Poker Face.

[[160723207280093]] = Are you fucking kidding me?

[[ChallengeAceptado]] = challenge Accepted.

 

A estos hay que sumarles algunos símbolos para el chat de Facebook que la gente no sabe que existen, como por ejemplo:

:v = PacMan

(^^^) = tiburón

 

Pruébenlos cuando estén chatenado con sus amigos, luego me dicen si les gustaron. A mí los memes me gustan, pero hubiera deseado que los hicieran el doble más grandes, así los apreciamos mejor.

¿A ustedes les gustaron los nuevos íconos?

 

 

(CC) ESTO TE VA A GUSTAR.

Más entradas en:
Facebook | Internet | Noticias | Redes Sociales | TTs.

Enhanced by Zemanta

“Social Intelligence” recopilará nuestra información en internet para ser analizada por los empleadores

 

En la actualidad son muy utilizados los servicios que pueden utilizar los empleadores para verificar los antecedentes criminales y reportes de deudas. Ahora hay una nueva compañía, llamada Social Intelligence, que ha lanzado una nueva herramienta que les permitirá a los empleadores recolectar toda la información que han compartido sus trabajadores o sus postulantes durante los últimos 7 años.

Este tipo de herramientas son las que nos hacen pensar qué sentido tiene violar nuestra intimidad de esta manera, ¿no va esto en contra de nuestra privacidad? Está bien, las redes sociales como Twitter quizás permitan que uno esté permanentemente compartiendo información de forma desmesurada, pero uno cuando quiere puede proteger los tweets para que no los lea un tercero. También uno elige a quién acepta en Facebook y en función de la audiencia uno se va expresando. Pero de ahí a generar un informe acerca de todo lo que hemos estado haciendo en los últimos siete años hay una brecha de dimensiones infinitas.

 

De todas maneras, yo estoy bastante tranquilo, entre todas mis cuentas (Blogger, WordPress, Youtube, Facebook, Twitter, hi5, badoo, MSN, Yahoo, Picasa, Google+, Google Buzz, Google, Gmail, about.me, Klout, We Heart It, REMcloud, SoundCloud, etc.) van a estar unos 932874923479237492347289347 años como mínimo para terminar de leer todo lo que he compartido en mis redes sociales. (Ser random tiene sus beneficios)

Estaría buenísimo que alguien leyera toda esa información, que también la comprendiera, y que encima de todo eso me diga: “Mira, no te tomamos para el trabajo por esto…”, porque eso significaría que me conocen más que mi madre, mis mejores amigos, mi perra, mis plantas, y yo mismo (todos juntos). Por eso, no creo que les sirva para gente geek como yo, que han hecho, comentado, favoriteado, compartido, visto videos, escrito, publicado, rebloggueado temas de todo el espectro posible de temas. (Y muchos más)

 

En fin…

Esta nueva de discriminar en el proceso de selección de personal ha sido posible gracias a los nefandos desarrolladores de Social Intelligence. (Ya me parecía bastante estúpido que en el proceso de selección de personal googlearan tu nombre para decidir si tomarte o no, yo llamo a un psicólogo que sepa un poco de Programación Neuro-Lingüística y listo).

Esta nueva forma de investigar (hasta los calzones) de nuestros futuros empleados seguramente dejará un par de bocas abiertas cuando empiecen a cuestionarse la seguridad de nuestra información, nuestra privacidad, la ética profesional y sobre todo: nuestros derechos.

Según Max Drucker ejecutivo de esta compañía, ellos “sólo pueden recopilar información que está disponible en la red”. La Comisión Federal de Comercio ha determinado que la empresa está en cumplimiento con la ley del Fair Credit Reporting Act.

Así que la única pregunta que debería ser contestada es: ¿Qué tipo de información hace que una compañía decida no contratar a alguien? Cualquier cosa puede ser posible: desde encontrar que la persona es nudista, homosexual, hijo de judíos, o que practica masonería, es bisexual, es extremadamente religioso, activista político, callado, demasiado dependiente del blogging o de las redes sociales. ¡Cualquier cosa!  Desde desnudos artísticos hasta que una vez alguien buscó “lubricante íntimo” y lo pidió por delivery en un sexshop online.

A esto me refiero con que va a ser la nueva forma de discriminación silenciosa que van a tener acceso las empresas en el futuro. Como herramienta, tengo que decir que es novedosa: no existe nada como Social Intelligence, y espero que no tenga mucha cabida en la selección de personal porque la interpretación de todos estos datos es muy subjetiva.

Según el artículo original de BlogWorld: en el 75% de todos los procesos de selección de personal se hace investigación online de los candidatos. En un 70% de los casos se eliminan candidatos en el proceso de preselección por alguna que otra información encontrada online.

¿Esto qué significa? Que como los empleadores no encuentran ninguna razón ilegal en investigar a sus futuros trabajadores, deberías tener mucho cuidado con todo lo que compartes en internet si quieres conseguir trabajo en los próximos 7 años. (Sigo diciéndolo, me parece excesivo)

Pareciera que contratar personal (en los EEUU) es más difícil que nunca. Los empleadores tendrán que decidir qué es importante y qué no lo es antes de comenzar a buscar candidatos para un puesto de trabajo. Tendrán que decidir si está bien que contraten a un blogger, a un youtuber, podcaster, vlogger, tuitero, a una persona que usa Tumblr, que le guste mucho leer, que socialice poco, si es necesario que tenga un Klout elevado, si es necesario que sean broadcasters, pundits, curators, taste makers, feeder, syndicator, dabbler, socializer, observer, explorer, activist, o cualquiera otra clasificación al estilo de Klout que a la compañía se le ocurra pedir.

 

CONCLUSIÓN: No sólo en Argentina tenemos que enfrentar la crisis económica, y un índice de desocupación manipulado por el INDEC. (Lean ese link) ¡No, señores! ¡Hay más! Ahora tendremos que luchar contra viento y marea para que esta nueva forma de discriminación no se implemente en el proceso de selección de personal en Argentina. Ya se está usando Google para buscar información relacionada a los posibles candidatos, y hay una delgada línea entre la obsesión por querer contratar a alguien adecuado y la discriminación sin justa causa.

 

No caigamos en estas faltas éticas tan graves.

Por más que la persona sea sociable y comparta mil enlaces por todas las redes sociales, deberían respetar su intimidad, ya que probablemente si les mandan la invitación de Facebook (como una persona normal) es probable que igual los acepte y lean su información en forma legítima. Pero de ahí a sentarse largas horas leyendo lo que cada uno compartió en la red me parece extralimitado (lo dije como unas diez veces).

 

vía “Social Intelligence” Searches Social Media History for Employers — BlogWorld & New Media Expo Blog.

 

 

Más entradas en:
Inicio | Blogs | Internet | Noticias | Redes sociales | Top Trends

Vótame en Klout:
Argentina | Latinos | LGBT | Literatura | Música | Youtube.

 

Enhanced by Zemanta

Nuevos mandamientos para jóvenes y adolescentes

Esta nueva versión de los mandamientos tiene que ver con un concurso que fue lanzado por la Universidad de York, en el Reino Unido, en cual se invitaba a niños y jóvenes entre 5 y 16 años a participar activamente en la conmemoración de los cuatro siglos de la Biblia del Rey Jaime.

 

Las Tablas de la Ley - Beatriz Cantone

 

Esta traducción de la Biblia ha sido tan famosa que según Melvyn Bragg, un periodista de la BBC, ha sido la versión que más ha influenciado la literatura inglesa, inclusive ha influenciado más la literatura inglesa que cualquier otro libro.

 

La tarea encomendada a estos jóvenes y adolescentes consistía en aportar algunos nuevos mandamientos que pudieran ser incluidos en las modernas tablas de un Moisés de la era digital. Como la idea de los mandamientos es mantener una estructura moral, obviamente la redacción de los “mandamientos nuevos” se dividieron entre lo que era correcto hacer y lo que no.

 

Gula, lujuria y reciclaje

Dentro de estos mandamientos propuestos hay ejemplos como “no comerás comida chatarra”. Me da risa ver ejemplos como éstos, pero desde el punto de vista teológico ya que me resultaría muy fuerte imaginarme a alguna persona diciendo que comer comida chatarra es un pecado mortal. Por las dudas, hasta que no tengamos más luz acerca del tema no vayan a comer comida chatarra sino quieren caer en las garras del infierno.

Otros ejemplos de mandamientos nuevos son: reciclar todos los materiales que se puedan reutilizar, vivir de una manera “ecológica” (me hubiera gustado que dijeran “ambientalista”, que no es lo mismo) y en consonancia con la naturaleza para minimizar el impacto ambiental, entre muchos otros.

 

Creo que lo que más me impactó fue leer que un adolescente propuso que el sexo no fuera considerado como algo malo, muy polémica su propuesta, pero entendible, en un mundo donde ya no todos piensan que necesariamente tenga que ver con la lujuria y que el sexo puede ser tomado como una expresión de amor en la pareja. Debo reconocer que me gustó mucho leer esto, ver que algún día las personas podrán ser transparentes sin estar temiendo constantemente qué es lo que dice la religión, que no importa cuál religión adopte, tarde o temprano, como todo sistema, se vuelve represivo.

 

Otro joven propuso que para evitar que se repite el error de Moisés  (que destruyó las Tablas de la Ley en un rapto de furia al ver que estaban rindiéndole culto a un becerro de oro) debía conmemorarse ese hecho publicando los nuevos mandamientos en los billetes de banco. No estoy de acuerdo con la BBC que dice que esto “será una decisión más duradera”, me parece que el día de hoy los mandamientos originales están en la memoria de toda la Humanidad, y pase lo que pase han impactado tanto en la Humanidad que siempre va a haber alguien que los recuerde. Creo que es imposible que se pierdan para siempre, exceptuando la posibilidad de que caiga un meteorito sobre la Tierra y aniquile todo. Deberían pasar siglos y siglos de ateísmo o agnosticismo para que se vaya perdiendo la información, así que por el momento vamos a tener mandamientos y diferentes traducciones de la Biblia para largo rato.

Lo que sí me parece bien es que estén impresos en los billetes, ya que junto con el dinero vienen muchas cosas negativas, como el materialismo, la envidia, la avaricia, me parece genial que las personas estén en contacto con algo espiritual aunque la gran mayoría no le va a dar mucha importancia.

Estados Unidos tiene en el billete de un dólar algo que parece una glifo de invocación basado en la lengua latina y con imágenes egipcias, lean los significados del  “Annuis Coeptis”, y también préstenle un poco más de atención a la pirámide con el vértice separado y el ojo en ella, y la inscripción que figura debajo de la pirámide: el “Novus Ordo Seclorum”, creo que la idea de escribir mandamientos en los billetes actuales sería una forma de utilizar algo que representara más a la civilización actual y no una que feneció en el abismo del tiempo.

 

De todas maneras, más allá de las interpretaciones y opiniones de cada uno, y de si somos religiosos o no, me parece una actividad espectacular para realizar entre jóvenes y adolescentes. No importa el credo, el hecho de sentarse a reflexionar acerca de la moral y las buenas costumbres, siempre y cuando no esté basado en un fanatismo religioso de extrema derecha, sirve bastante para fortalecer nuestra conexión con Dios y utilizar el cerebro para identificar en realidad en qué creemos. Y no seguir repitiendo que creemos, cuando en realidad queremos decir “Quiero creer”, o “Creo que creo”. Que son cosas muy diferentes.

 

 

 

FUENTE: BBC

 

 

 

Más entradas en:  Inicio  | Noticias | Reblog | Religión | WTF

Vótame en Klout:
Argentina | Latinos | LGBT | Literatura | Música | Youtube.

 

 

Entradas relacionadas

 

 

 


A %d blogueros les gusta esto: